Mensaje del Prior General con motivo del día de San Agustín

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

El Prior General, Miguel Miró, alaba el «proceso humano y espiritual» de la conversión del padre de la Iglesia y asegura que «la experiencia de Agustin permanece viva».

Al celebrar la fiesta de san Agustín, unamos nuestras voces y nuestros corazones para dar gracias al Señor. Proclamemos la misericordia del Padre, experimentemos el amor de Cristo en nuestra vida y abramos el corazón al don del Espíritu que siempre nos renueva y fortalece. El Señor es nuestra esperanza, él nos hace gustar y comprender el verdadero sentido de la vida, del amor y de la felicidad. Afirma san Agustín: “La felicidad consiste, Señor, en el gozo que viene de ti, que va a ti y que se motiva en ti” (Confesiones 10, 32). Llenos de confianza, pidamos a Dios que toque nuestro corazón para proclamar con humildad su grandeza, y vivir en este nuestro tiempo con una esperanza activa que nos disponga para seguir a Jesús con alegría en el camino hacia la Jerusalén celeste.

Que la fiesta de san Agustín sea para toda la Familia agustino recoleta motivo de inspiración y esperanza, que sea un toque de atención al corazón para no “distraernos” en nuestra vida. ¿Cómo podemos centrarnos y gozar en la oración y en la misión, cuando nuestra mente y nuestro corazón se mueven dispersos con tantas cosas?

Si releemos las Confesiones y otros escritos del Obispo de Hipona, percibimos el proceso humano y espiritual de su conversión: “Mira, Señor, yo te amo. Si esto es poco, haz que te ame más intensamente… Solo sé una cosa: que me va mal lejos de ti; y no solo fuera de mi, sino incluso dentro de mí mismo. Y que toda la riqueza que no sea mi Dios es pobreza… Mi amor es mi peso, él me lleva a donde soy llevado” (Confesiones 13, 9-10).

La experiencia de Agustín permanece viva. Si nos acercamos a los primeros recoletos, a los escritos de nuestros santos o recordamos las palabras de aquellos hermanos y hermanas que han despertado la ilusión y la audacia en nuestro corazón, vemos que han sido personas centradas en Cristo; como los sarmiento unidos a la vid, se han esforzado por lograr la unidad interior. Sabían lo que querían y a dónde iban; eran hombres y mujeres dispuestos a dar la vida y a entregarse a sí mismos, por difícil que pareciera, a la misión de la Iglesia y de la Orden.

Todos ellos, en el tiempo que les ha tocado vivir, se han esforzado para no andar distraídos en la vida; habían aprendido a escuchar la Palabra, a ser pobres ante Dios, y sensibles a las necesidades de su época. Su blanco era Dios, y su principal deseo todo cuanto más a ello les encendiera (Cf. Forma de vivir 1,1). Su vida estaba abierta al Espíritu y al futuro que Dios les mostraba; se llenaban de amor en la oración, en el servicio, en las misiones y en el apostolado, en la comunidad, en la enfermedad, en el trabajo y en el estudio, en el éxito y también en los momentos difíciles. Parece que todo los dirigía hacia Dios. Quiero pensar que la Palabra llegaba a sus corazones, y que de la abundancia del corazón hablaban sus bocas. Su vida y su misión exhalaban el perfume de Cristo y del Evangelio (Cf2 Cor 2, 15; Regla 8, 1).

Que por intercesión de san Agustín, el Padre nos infunda su Espíritu, para centrar nuestra vida en Cristo, proponer caminos de esperanza e impulsar la civilización del amor.

Miguel Miró OAR
Prior General

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
ARTÍCULOS RELACIONADOS
COMENTARIOS