El San Agustín del Leblon celebra 75 años

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

Fray Nicolás Vigo | Dircom provincial | La solemnidad de san Agustín ha sido la fiesta ideal para celebrar los 75 años de andadura del colegio San Agustín, (Santo Agostinhno, como se le conoce en Brasil), un centro educativo que forma parte de la historia de Río de Janeiro.

No solo se trata de uno de los mejores colegios que ha formado a varias generaciones, sino de una propuesta educativa de los Agustinos Recoletos para la sociedad actual.

Es sabido que muchos de los encargados de dirigir el destino del país han sido exalumnos del colegio, así como muchas obras importantes han estado a cargo de profesionales que han salido de las aulas de este colegio.

La acción de gracias

La Eucaristía de acción de gracias empezó a las 11:00 de la mañana en el templo de la parroquia Santa Mónica (Leblon).

Las palabras de Monseñor Jesús María Cizaurre Berdonces, Obispo de la Diócesis de Braganza de Pará (Brasil), quien presidió la Eucaristía, expresaron gratitud a Dios y a la Orden por estos 75 años.

Asimismo, las palabras del Obispo fueron un homenaje a aquellos que se dieron lo mejor de sí en la educación de la juventud de Río de Janeiro: religiosos y profesores.

Junto a Monseñor Cizaurre estuvo el director del colegio fray Jesús Izaguirre y la comunidad de religiosos que llevan adelante los ministerios de Leblon y Novo Leblon en Río de Janeiro.

Además, aplicando el protocolo anticovid, también estuvieron presentes representantes de profesores, padres de familia, alumnos y trabajadores del colegio.

Durante la Eucaristía por los 75 años, varios de los asistentes, vinculados al colegio, recordaron cómo la pedagogía agustiniana, cimentada sobre los valores, les ha ayudado para su propia vida.

Asimismo, algunos alumnos, acompañados por sus profesores y responsables de pastoral fueron los encargados de presentar las ofrendas. Una de ellas llevaba la marca de la Orden y recordaba la labor practicada en el colegio; otra representaba a la familia, como signo de la educación en valores que se imparte en las aulas del colegio.

Las palabras de fray Jesús Izaguirre

Después de la homilía, el director del colegio, fray Jesús Izaguirre, se dirigió a los asistentes y a los alumnos del colegio, quienes seguían la transmisión por las redes sociales.

El religioso, quien lidera el trabajo en el colegio de los Agustinos Recoletos en el San Agustín, resaltó la formación que se ofrece en las aulas del colegio y enalteció la propuesta educativa que mira al futuro y se adapta a la necesidad de cada tiempo.

Igualmente, manifestó que, «Trabajar en la educación es una tarea permanente de repensar y reformar el pensamiento. Es una acción dinámica ágil y actualizada para responder a la búsqueda de los cotidiano, multidimensional e imprevisible.  Asimismo, citando al filósofo Edgar Morin diz, advirtió, «que precisamos de una nueva vía para el futuro de la humanidad, que comprende amor, fraternidad y el regreso del humanismo»».

Del mismo modo, el director recordó a las diferentes personas que trabajaron el colegio, desde religiosos, directivos, profesores y encargados de pastoral, quienes contribuyeron a consolidar la calidad educativa institucional que ha marcado la vida de miles de jóvenes que pasaron por sus aulas.

También el agustino recoleto recordó que la innovación y modernización tecnológica es necesaria, ya que es una manera de atender a las necesidades de este tiempo y ofrecer una educación significativa de acuerdo a exigencias actuales.

La bendición del Núcleo Integrado de Innovación y Gestión Escolar

Uno de los momentos más esperados por la comunidad educativa fue la bendición de un nuevo edificio, dentro del complejo del colegio, que se suma a la moderna infraestructura escolar, se trata de una nueva propuesta en el que se desarrollará tareas de formación con la innovación tecnológica y humana; así como la administración del centro.

La bendición estuvo a cargo de Mons. Jesús María Cizaurre quien pronunció la fórmula de consagración en el cuarto piso; después fue derramando agua bendita por los diferentes espacios del edificio nuevo hasta llegar a la planta baja.

Asimismo, junto a él estuvo la comunidad de religiosos que trabajan en Río de Janeiro, quienes acompañaron el rito de bendición. Llegados al primer piso, se desveló la placa conmemorativa. La tarea de mostrar la placa estuvo a cargo del director y del obispo.

Fue un momento de emoción en la que los padres de familia y miembros de la comunidad educativa irrumpieron en aplausos.

Mientras se hacía el rito de bendición, muchos exalumnos recordaron anécdotas y hechos que vivieron en el colegio. Asimismo, comentaban nombres de profesores y frailes que les ayudaron en su proceso formativo.

De este modo, finalizó la celebración de la fiesta de san Agustín y se clausuraron las actividades por los 75 años del colegio San Agustín de Leblon.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
ARTÍCULOS RELACIONADOS
COMENTARIOS