Agustinos Recoletos
Venezuela

La Iglesia en Venezuela en tiempos de pandemia

Fray Roberto Mason | A mediados del mes de marzo de 2020, mediante la aparición del Coronavirus en Venezuela, pensando en preservar la vida de nuestro ya sufrido pueblo y siguiendo las Líneas de Prevención emanadas desde la Conferencia Episcopal Venezolana, los obispos tomaron la dolorosa decisión de cerrar los templos y suspender todo acto de culto público que implicase la posibilidad de convertirse en foco de contagio. El primer día de cierre de las iglesias en todo el país fue el lunes 16 de marzo. Y así permaneció Venezuela por 7 meses y medio.

Aunque cerrados a lo largo de casi ocho meses, a mediados de marzo a finales de octubre, esto no significó que la acción eclesial se detuviese en nuestras parroquias. Fueron múltiples las iniciativas que se han desplegado con el fin de acompañar a nuestro pueblo en este momento de particular tribulación. Los medios de comunicación local, regional y nacional (TV, radio, internet) han utilizado sus plataformas para que desde y a través de ellos el mensaje salvador de Jesucristo del cual es portador la Iglesia, llegase a los hogares. Específicamente, las nuevas tecnologías y redes sociales se han convertido en los “nuevos tejados” desde los cuales se proclama la Buena Noticia y la alegría que ella conlleva.

Y a lo largo de estos casi ocho meses, también la acción social de la Iglesia se ha hecho sentir gracias al trabajo de las Caritas parroquiales existentes, de los movimientos de apostolado seglar y de las alianzas de las comunidades parroquiales. Específicamente, las ollas comunitarias e iniciativas de comedores parroquiales se han multiplicado y no han cesado en ningún momento de realizar su trabajo en favor de tantos niños, adultos y ancianos a quienes la difícil situación económica les tiene sumidos en la más absoluta miseria y pobreza.

Venezuela tiene un esquema específico en el trato de la cuarentena. Después de 2 meses y medio en cuarentena radical nacional, el 1° de junio comenzó a regir en el país el esquema llamado “7+7” (7 por 7), que contempla que durante 7 días se reactivan algunos sectores económicos, llamada “semana de flexibilización” y luego hay 7 días de cuarentena radical donde solo operan algunos sectores esenciales, llamada “semana radical”. Sin embargo, este esquema ha sufrido unos ajustes desde su inicio y no se aplica por igual a todo el país. Y así el país siguió por algunos meses, pero con las iglesias cerradas todo el tiempo porque la religiosidad y la espiritualidad no fueron contempladas para la semana de flexibilización.

Bajo el esquema de 7+7 (7 por 7) y por ocasión del inicio de una nueva semana de flexibilización el lunes 2 de noviembre, se incorporan sectores adicionales del comercio, servicios, industrial, esparcimiento y las iglesias y templos, en una productividad de 50 sectores económicos, sociales, algunos de ellos por primera vez desde el inicio de la cuarentena social, como es el caso de las iglesias y templos. La excepción del esquema “7+7” (7 por 7) se aplicó al mes de diciembre de 2020, en que todo el mes fue de flexibilización.

Así, las distintas religiones empezaron a abrir sus templos a partir del día de finados, 2 de noviembre, pero solo durante la semana de flexibilización. La reapertura de los templos fue resultado de un consenso con los representantes de las religiones que hacen vida en el país, quienes tras varias reuniones firmaron un instructivo de todas las medidas de restricción y bioseguridad a implementar, el cual fue sometido al visto bueno de las autoridades del gobierno, cuando el país entre en cuarentena radical, las iglesias permanecen cerradas.

Pero no se trata de abrir los templos de manera mecánica, sino proseguir la actividad eclesial de culto y otras actividades de forma presencial, con participación de la feligresía de forma ordenada, cumpliendo con los protocolos de bioseguridad emanada por la Conferencia Episcopal de Venezuela (CEV) y la autoridad sanitaria. Fueron autorizadas la administración de los sacramentos, pero no la reactivación de las pastorales con reuniones presenciales. La celebración de las misas, la realización de bautizos, primeras comuniones, confirmaciones, matrimonios, confesiones y atendimiento a los enfermos pasaron a ser realizados con todas las medidas de bioseguridad, lo que incluye la presencia mínima de fieles participantes en los templos.

La aplicación de las medidas de bioseguridad debe ser observada de manera rigurosa por cada comunidad parroquial y centro de evangelización en Caracas. El gobierno superior eclesiástico de Venezuela emitió un protocolo de reapertura gradual de los templos con participación de los fieles, con instrucciones precisas de como preparar los templos, lo que se debe hacer antes de iniciar la celebración, recomendaciones para entrar en el templo, para durante la celebración y posterior a ellas.Se evaluarán todas las administraciones de los sacramentos durante el primer trimestre de 2021.

Las celebraciones de las Eucaristías son sencillas, misas completas, pero sin moniciones iniciales, sin procesión de entrada, sin procesión de ofrendas, con una homilía corta y que incluya instrucciones de comportamiento dentro de los templos para evitar la propagación del coronavirus. Entre las medidas específicas para la misa están: uso de tapabocas a todo momento, disminuir al mínimo el número de celebrantes y auxiliares, mantener en todo momento frente al altar la distancia física recomendada, limitar al mínimo el número de personas que cantan en la celebración y sin agrupaciones corales, el abrazo de paz se omite (en su lugar, se realiza un gesto desde la distancia que refleje el mismo sentimiento de transmitir la paz de Cristo), comunión en la mano y promover y explicar medidas básicas de convivencia y de prevención de la enfermedad.

En Venezuela, la iglesia mantuvo sus templos cerrados por casi ocho meses, pero mantuvo el corazón abierto todo el tiempo, como suele hacer todos los días del año.

Noticias Relacionadas

Fray José Secundino Zambrano Luna, OAR – fallecimiento

Roberto Mason

Honor a Santa Magdalena de Nagasaki en Venezuela

Roberto Mason

Mensaje del episcopado Venezolano a la Nación

Roberto Mason

Calendario del Tiempo de Adviento 2019 – Primera Semana

Roberto Mason

Ordenación sacerdotal de fray Freddy Humberto Daza Amaya

Roberto Mason

El consultorio San Judas Tadeo en La Pastora, Caracas, retoma sus actividades

Roberto Mason

Deja un comentario