Agustinos Recoletos
  • Home
  • ENTREVISTAS
  • Fray Miguel Ángel ante el aniversario de la Provincia: «Percibo que todos estamos remando en la misma dirección»
ENTREVISTAS Prior provincial

Fray Miguel Ángel ante el aniversario de la Provincia: «Percibo que todos estamos remando en la misma dirección»

El prior provincial responde sobre el estado de la Provincia

Por Nicolás Vigo | El 10 de octubre se celebra la fiesta de Santo Tomás de Villanueva, el aniversario de la Provincia y el segundo año del histórico 36 Capitulo provincial que forjó la actual Provincia.

Sobre conversamos con fray Miguel Ángel Hernández, prior provincial, quien además se animó a hacer un análisis sobre la realidad actual de la Provincia, que comprende los países de Argentina, Brasil, España, Perú y Venezuela.

  • Fray Miguel Ángel, han pasado dos años del 36° Capítulo provincial que configuró la actual provincia Santo Tomás de Villanueva, ¿Cómo ha sido la andadura durante estos dos años?

Siguiendo con la imagen del río Negro que usé como alegoría para explicar el proceso de unión de las Provincias, recuerdo que decía: «necesitamos tener paciencia unos con otros, aprender a convivir y a conocernos para querernos; y, poco a poco, las aguas se mesclarán y formarán un único caudal».

Dos años después de aquel Capítulo, puedo decir que, probablemente, las aguas no se han terminado de mezclar. Todavía vamos haciendo proceso, dando pasos; pero no es menos verdad, que las aguas no bajan revueltas, sino muy tranquilas. Creo que vamos aprendiendo a confiar en los otros y a percibir que no somos tan distintos.

  • ¿Cuáles han sido los logros?

El gran logro es que el río no se haya desbordado y siga su curso. También es un logro colectivo que el río no se haya secado. Asimismo, el mayor logro que veo es la madurez con que los frailes han encarado la nueva realidad provincial. Hay gente muy ilusionada con el proyecto y apuestan clara y decididamente por hacer camino juntos, dar lo mejor y aprovechar esta oportunidad que el Espíritu nos ha regalado.

Pero, probablemente, habrá otros hermanos no tan convencidos de los pasos que se han dado; sin embargo, percibo que todos estamos remando en la misma dirección. Igualmente, veo que las diferencias han sido aparcadas y dejadas de lado. No veo actitudes enconadas e infantiles en la Provincia, en este sentido.

Decimos que el roce hace el cariño. Y eso mismo se va dando también en aquellos lugares donde esta convivencia de frailes, provenientes de las diferentes provincias, es más frecuente. Asimismo, la unión afectiva va tomando cuerpo también entre nosotros; no obstante, dos años es muy poco tiempo, pero yo me siento satisfecho.

Repito lo que ya he dicho en otras ocasiones: me siento hermano de todos y me siento en casa en cualquier comunidad a la que voy.

Otro logro importante es lo mucho que hemos avanzado en el tema de las comunicaciones. Se hace un esfuerzo muy grande para que todo salga en español y portugués. No se si los frailes saben que, por ejemplo, la revista Recoletos STV sale en las dos lenguas; y, diariamente, en las redes sociales y en la web provincial, las noticias del momento se cuentan en español y portugués. Sin embargo, hay mucho que mejorar en nuestra Provincia, pero se están dando pasos.

 ¿Las deficiencias?

Yo creo que el optimismo no es lo que me define; no obstante, tengo que decir que no veo más deficiencias de las que se veían en cada una de las Provincias, antes de la unión. Deficiencia puede ser que vayamos lentos en algunas de las publicaciones que los frailes esperan y no terminan de llegar, como el Catálogo de los religiosos. Pero no lo considero «pecado grave».

Deficiencia también es nuestro cambio de mentalidad: nos cuesta cambiarla, todavía, en ciertas cosas; por ejemplo, vivir o celebrar algunas efemérides, como acontecimiento de una región o Vicaria y no como un acontecimiento provincial. Tenemos que seguir haciendo el esfuerzo por superar esto. Ciertamente, esto se tiene que hacer más en algunas latitudes, que en otras. Necesitamos ampliar horizontes y salir de nuestro pequeño mundo.

  • ¿Qué es lo que se debe trabajar durante los dos años que quedan para celebrar el 37° Capítulo provincial?

No me puedo inventar lo que debemos trabajar. El Capítulo hizo ese trabajo: un programa y eligió un equipo para llevarlo a cabo. En eso andamos. Las prioridades las marcó el Capítulo: Comunión provincial y local, opción por las misiones y periferias existenciales y pastoral vocacional y juvenil. Y en función de esas prioridades, se hicieron muchas propuestas y se tomaron varias decisiones; además, cada presidente de Secretariado está tratando de trabajar en lo que se nos pidió. No niego que la pandemia nos ha limitado mucho y el ritmo no es el deseado; aun así, muchos proyectos y encuentros han sido cancelados. Pero hay cosas que no dependen de uno.

Además de lo que el Capítulo nos pidió, me he permitido añadir, el tema del Acompañamiento de los religiosos. Creo que es un tema fundamental y en el que no podemos perder más tiempo, porque nos jugamos mucho.

  • ¿De qué manera el servicio pastoral de la Provincia se ha visto fortalecido?

Numéricamente hablando, no hemos cerrado muchos ministerios; por lo tanto, el refuerzo pastoral numérico, no es tal. Pero creo que se está dando un bonito testimonio y eso los fieles lo valoran. Las personas cuando ven, que un fraile que viene de otra Provincia, se deja la vida en un proyecto pastoral o en un ministerio que pertenecía a otra Provincia se sienten felices. Eso es bonito y vale la pena destacarlo. Creo que hemos sabido abrazar lo que no era nuestro y hacerlo nuestro.

  • Mirando las estadísticas el campo vocacional también se ha visto robustecido, ¿Qué cifras manejamos?

Creo que no estamos mal vocacionalmente. Yo me he tomado esta prioridad del Capítulo como algo personal. Siempre trato de hacerme presente e incentivar el trabajo de los promotores vocacionales.

Sobre las cifras, en el postulantado de Franca (Brasil), hay aproximadamente 25 seminaristas; en el de Palmira (Venezuela), hay 19 y otros 2 que están en Caracas; en el de Lima (Perú), hay 5; en el de Buenos Aires (Argentina), hay 5; en el noviciado de Monteagudo, hay 3; y en el Teologado de Monachil, hay 18 profesos simples.

  • ¿Y, cómo ha estado el campo educativo en este tiempo?

Varía mucho de un área de la Provincia a otra; e incluso, de colegio para colegio, dentro del mismo área. Creo que la pandemia ha obligado a nuestros frailes y educadores a reinventarse: a cambiar la clase por una tela de ordenador. Las pérdidas económicas han sido grandes porque los padres creen que, si el hijo no va a clase, no tiene por qué pagar la mensualidad; y, sin embargo, se está trabajando mucho más.

Creo que aquellos colegios, que, en circunstancias normales, se destacaban por la excelencia académica y por la buena educación que se daba a los alumnos; podemos decir que, en circunstancias adversas, como en estos tiempos de pandemia, también lo siguen haciendo. La mayoría de nuestros colegios están entre los mejores.

  • ¿Y, las misiones?

La actividad en Marajó se ha visto muy frenada por el coronavirus. La ciudad de Breves, apareció varios días en los noticieros nacionales por ser uno de los lugares con mayor incidencia del coronavirus, proporcionalmente hablando. El obispo emitió varios decretos de actuación y hasta hace poco no estaban permitidas las celebraciones presenciales, prácticamente se han cancelado todas las visitas que se realizan a las aldeas ribereñas, en las márgenes de los ríos, lugar en el que están numerosas comunidades católicas. Asimismo, al contrario, de muchos grupos evangélicos, que visan lo económico, la Iglesia católica está preocupada por defender y preservar la vida. Poco a poco, con bastante miedo y mucha precaución, se van retomando las celebraciones con límite de aforo. Las actividades pastorales continúan suspensas. No hay que olvidar que hemos perdido un fraile relativamente joven en la misión, fray Raimundo Nonato.

Y en Chota (Perú), al día de hoy, todavía no se han retomado las celebraciones presenciales. ARCORES y Santa Mónica Radio continúan trabajando, a modo home office, pero la parroquia todavía no ha podido abrir sus puertas y lejos de disminuir el número de contagios, va en aumento.

  • También hemos sido testigos de la muerte de varios religiosos.

Este ha sido el capítulo más doloroso que nos deja la pandemia. Hemos vivido momentos muy duros y difíciles. Hemos tenido una comunidad entera contagiada en Brasil, la comunidad de Belém. Allí perdimos a fray Pedro Esparza. También uno de nuestros religiosos, fray Luis Carlos de Melo permaneció un mes hospitalizado y entubado; y todavía no se recupera de las secuelas.

Igualmente, en Marajó se vivieron momentos de angustia con la muerte de fray Raimundo. Los frailes de Portel que vivían con él y le habían cuidado, no podían salir de allí, porque se encontraban en lugar sin medios ni recursos. No había transporte para salir. Y, en Belém, no querían que nadie entrara. Imagina que situación.  También en Brasil, fray Ademir García sufrió la COVID – 19. Fue el primer religioso de la Provincia en superarlo.

También en los últimos días, en la Vicaria de España, ha habido varios contagios de religiosos: por lo menos nueve; pero todos han presentado síntomas leves o incluso ausencia de síntomas. Aunque, probablemente, sí falleció, de COVID – 19, el hermano Carlos Castillo, cuando recién empezó la pandemia.

De Venezuela tengo noticias que fray José Antonio Díaz superó la enfermedad; por cierto, me ha enviado un relatado precioso, dando testimonio de los momentos vividos.

Gracias a Dios, en las Vicarias de Perú y Argentina no ha habido casos de coronavirus entre los frailes.

  • ¿Cómo ha afectado la pandemia de la COVID – 19 a la marcha de la Provincia?

Muchísimo, como a toda la sociedad y a la Iglesia en particular. Las actividades programadas se han detenido. También evito las visitas a las comunidades; asimismo, las programaciones que teníamos: retiros, jornadas de formación, encuentros, reuniones de secretariados, reunión con los Vicarios, reunión del Consejo General con los priores provinciales, etc., han sido afectados. Sin embargo, algunas cosas se han intentado salvar por los medios digitales; pero muchas, sencillamente, se han suprimido.

La agenda se nos ha caído y vivimos con la incertidumbre de no poder programar todavía muchas cosas. Piensen que Argentina, Perú y Venezuela, están cerradas a cal y canto. No hay celebraciones presenciales permitidas, y si las hay, se hacen con un número simbólico de participantes.

Ni que decir de las actividades pastorales y de la vuelta de los alumnos a los colegios. Esperemos que esa vacuna llegue cuanto antes y podamos abrir nuevamente puertas y ventanas para recibir a nuestra gente y poder abrazarla.

  • ¿Qué nos puede decir sobre el 37° Capítulo provincial?

Que lo siento todavía muy lejano, faltan prácticamente dos años y aún hay muchas cosas por hacer. Más que pensar en el capítulo de 2022, pienso en todo lo que nos pidió el capítulo de 2018, para ponerlo en práctica.

  • Santo Tomás de Villanueva será declarado doctor de la Iglesia, ¿Cómo va este proceso?

 Se van recogiendo apoyos a la causa para declararlo, cuanto antes, Doctor de la Iglesia. Algunas Conferencias episcopales van dando su apoyo; lo mismo otras instituciones académicas y religiosas de los distintos países donde está presente nuestra Orden.

Además, los tres priores generales de las Ordenes Agustinas han sido recibidos por el Papa con el objetivo de conversar al respecto. Allí mismo le han entregado las obras de Santo Tomás de Villanueva.

Supongo que es verdad, que las cosas de palacio van despacio. Además de esto, la pandemia ha frenado todavía más un proceso, que ya de por sí, es lento; no obstante, no tengo la menor duda, de que veremos al «limosnero de Dios», al «obispo de los pobres», entre los doctores de la Iglesia.

Noticias Relacionadas

Un amor de pasión

Nicolás Vigo

Visita fraterna a la casa Noviciado de Monteagudo

Sergio Sambl

Fray Alfredo Arce: «¡Qué triste quedó Granada durante este periodo!»

Nicolás Vigo

El prior provincial desde España: “Lo que estamos viviendo parece surrealista pero es real”

Nicolás Vigo

César Ulises Irigoín: «Cuando vemos que los infectados y los muertos aumentan pareciera que aquí acabará todo»

Nicolás Vigo

Fray Sofiano Ayquipa: «La parroquia ha buscado reinventarse para seguir realizando su labor pastoral y social»

Nicolás Vigo

Deja un comentario