Agustinos Recoletos
  • Home
  • Brasil
  • Vocaciones en tiempos difíciles: difundir entusiasmo
Brasil NOTICIAS

Vocaciones en tiempos difíciles: difundir entusiasmo

 | André Pereira de Arruda | Es con inmensa alegría en nuestros corazones que comunicamos la realización de nuestra primera reunión vocacional on-líne dada la situación actual que estamos experimentando.

Desde finales del año pasado, los promotores vocacionales de nuestra Provincia de Santo Tomas de Villanueva, aquí en Brasil (Fray Gustavo, Fray Rhuam y Fray André), han planeado para todo 2020 una serie de actividades relacionadas con la animación vocacional, en particular, actividades, visitas y reuniones específicas del proceso de monitoreo. Con la llegada y expansión de Covid-19 en nuestro país, tuvimos que reinventarnos, reorganizarnos y pensar en algo nuevo, porque el elemento principal en el acompañamiento vocacional es el contacto directo con los jóvenes que son vocacionales y, con toda la sociedad, asumimos el aislamiento social como estrategia para combatir la pandemia.

Bueno, de inmediato, el miedo, la incertidumbre, las dificultades de comunicación y muchos otros sentimientos nos asaltaron y nos hicieron darnos cuenta de lo frágiles y limitados que somos. Creemos que el mayor temor era, ante las incertidumbres, que cualquier joven nos buscara para comenzar un proceso de acompañamiento vocacional con nosotros. También creemos que el mismo virus que nos sacó de la «normalidad», nos provocó y nos empujó a vivir la fidelidad vocacional con creatividad. Si enumeramos los elementos esenciales para este nuevo tiempo y forma de animar y acompañar las vocaciones, diríamos que el primer y principal elemento fue la oración. La oración, un diálogo de amor y un espacio para el encuentro de dos libertades buscadas y amadas, una vez más se convirtió en la centralidad de nuestra vida, tomando el lugar que la amenaza y el miedo habían asumido. Sin oración no hay reunión, no hay sentido, no hay vida, no hay llamada y, en consecuencia, no hay respuesta. Junto con la oración, en este tiempo de pandemia, la Palabra una vez más se convirtió en el faro que ilumina nuestros pasos, estrategias y decisiones. La Palabra de Dios llegó una vez más, desinstalando nuestros corazones y, al llegar, nos ha desafiado a adoptar una nueva actitud, una actitud de vida, un nuevo sí en el trabajo vocacional. Nosotros, como Agustinos Recoletos, al servicio de la promoción vocacional de nuestra Provincia, reafirmamos nuestro sí al Dios de la vida que continúa amándonos y llamándonos, especialmente en este momento de incertidumbre para la sociedad, pero un tiempo de coraje, creatividad y valentía del Espíritu Santo.

Los promotores vocacionales de nuestra Provincia acompañan directamente a 60 jóvenes de los siguientes estados: Espírito Santo, São Paulo, Río de Janeiro, Minas Gerais, Pará, Rio Grande do Sul y Pernambuco. Hay muchos jóvenes de nuestros ministerios o de otros ministerios que nos buscan con el deseo de conocer nuestro carisma y responder con libertad y generosidad al llamado que el Señor hace a cada uno. Junto con la Bienaventurada Virgen María, debemos proclamar las maravillas del Señor y su grandeza a nuestro favor. Él, el Señor, es fiel y ha favorecido a nuestra familia religiosa con jóvenes interesados ​​en hacer un discernimiento vocacional con nosotros. Son jóvenes ansiosos y sedientos de responder al llamado del Señor y vivir su santa voluntad en sus vidas. Nuestro carisma, nuestro estilo de vida sigue siendo una forma válida, actual y profética de vivir el Evangelio. Vale la pena vivir para ser consagrado religioso como agustino recoleto. Es hora de cantar nuestro magnificat vocacional.

Desde el comienzo del aislamiento social, hemos intensificado el contacto virtual con quienes trabajan con los medios de comunicación y las plataformas virtuales disponibles, como WhatsApp, correo electrónico, Facebook e Instagram. También comenzamos a producir videos cortos y semanales con temas vocacionales abordados en las reuniones vocacionales cara a cara. Sin embargo, nuestra mayor apuesta ocurrió el fin de semana pasado cuando celebramos nuestra primera reunión vocacional en línea. Fue una experiencia tremenda e innovadora, rica en encuentros, diálogo y fraternidad. 44 jovenes que están haciendo un discernimiento vocacional con nosotros se han conectado a la propuesta de reunión en línea. Fue una reunión marcada por el entusiasmo, la amistad, la oración, la reflexión, el cuestionamiento y el intercambio, pero podemos decir con toda certeza que el corazón de la Encontro online fue el momento de reunirse con el Señor en la adoración eucarística. Qué momento indescriptible, donde separados por la distancia geográfica, nos sentimos unidos en un alma y en un corazón ante el Señor de la cosecha y el pastor del rebaño. No podríamos concluir nuestra reunión en línea de otra manera que no sea recordando a la Santísima Virgen María, modelo y ejemplo de escuchar la Palabra del Señor. Nos volvemos hacia ella cuando somos niños y le pedimos su intercesión para que cada vocación haga un discernimiento libre, consciente y generoso.

Seguimos adelante con nuestros ojos fijos en el Señor y nuestros corazones ardiendo con el deseo de responder con entusiasmo a la misión que se nos había encomendado como promotores vocacionales. Ciertamente, todo es la gracia de Dios y reconocemos la gracia divina en la presencia y el apoyo de nuestros religiosos, seminaristas y laicos que participan en la oración y la acción en el trabajo vocacional de nuestra Provincia. Queremos agradecer, de manera especial, a los frailes y aprendices de la Casa de Formación Nossa Senhora Aparecida que participaron directamente en nuestra reunión vocacional en línea, las guías vocacionales de cada comunidad que forman un cuerpo con nosotros, el Provincial y su Consejo por su incondicional y apoyo. a todos los frailes y laicos que participan en su testimonio de vida y espíritu de oración por las vocaciones.

Que el Señor continúe pasando por nuestros hogares, escuelas, ministerios, plazas y espacios donde están nuestros jóvenes y siga llamando a muchos para que sigan a Jesucristo en la vida religiosa agustina recoleta. Confiamos nuestro trabajo vocacional a la intercesión de la Santísima Virgen María, Madre de la Consolación, de nuestro padre San Agustín y de todos los santos y bendiciones de nuestra familia.

En un alma y un corazón dirigido hacia Dios.

Por: Fray André Pereira de Arruda (OAR)

Fray Gustavo Barbiero Mello (OAR)

Fray Rhuam Ferreira Rodrigues de Almeida (OAR)

Noticias Relacionadas

Alumnos del Agustiniano de Buenos Aires finalizan su formación en Londres

admin

El prior provincial y sus vicarios sesionan en Buenos Aires

Nicolás Vigo

Entrevista a fray Javier Tello: «No me sumo a aquellos que dicen que el mundo se merecía esto porque nos estábamos pasando de la raya con el planeta»

Nicolás Vigo

Los Agustinos Recoletos celebrarán 75 años de su llegada a Chota

Nicolás Vigo

El prior provincial desde España: “Lo que estamos viviendo parece surrealista pero es real”

Nicolás Vigo

Encuentro de promotores vocacionales de la Vicaría de Perú

Nicolás Vigo

Deja un comentario