Agustinos Recoletos
  • Home
  • ENTREVISTAS
  • Entrevista a fray Ricardo Catete: «Los jóvenes de nuestras parroquias y ministerios contribuyen activamente con los proyectos sociales que surgen»
Argentina ENTREVISTAS

Entrevista a fray Ricardo Catete: «Los jóvenes de nuestras parroquias y ministerios contribuyen activamente con los proyectos sociales que surgen»

Por Nicolás Vigo

Fray Ricardo Catete es un agustino recoleto que trabaja varios años en Argentina. Es poseedor de una personalidad que contagia alegría y pasión por el Reino de Dios. Tiene el encargo de la promoción vocacional en ese país, junto a dos religiosos más. Asimismo, es asesor de las Juventudes agustino recoletas (JAR) de su parroquia y además ha incursionado en el campo educativo, como asesor religioso.

En una entrevista agradable, Catete nos comparte su ilusión por servir a los demás, reflexiona sobre la cuarentena y el sufrimiento de mucha gente.

  1. Fray Ricardo, ¿Cómo se vive la cuarentena desde Argentina?

En Argentina ya estamos un mes en confinamiento. Según el informe diario del gobierno argentino, al día de hoy, tenemos 3.288 casos positivos para COVID-19 y 159 muertos. Si comparamos estos datos con los países europeos o latinoamericanos, que están más afectados, podemos decir que estamos relativamente bien.

  • ¿Cuál es la situación real del país?

Una incertidumbre económica, política y social. Y es que, en estos tres aspectos, Argentina, en los últimos años, ya no estaba bien; pues, ahora, con esta crisis internacional, estaremos mucho peor. El número de pobres se duplicó. La asistencia en los comedores y otros proyectos sociales barriales está colapsando. Es más, la ansiedad, el miedo y el pánico son otros factores que no ayudan a la tranquilidad y la calma.

  • ¿Cómo sientes a la gente?

Ella quiere que todo vuelva toda a la normalidad, cuanto antes. Pareciera que ya nadie aguanta a quedarse en casa. Hay un fuerte deseo por volver a las actividades cotidianas. Lo que antes se presentaba tan aburrido, ahora se desea con entusiasmo. Por otro lado, se siente una actitud de precaución y temor de parte del gobierno y de los ciudadanos; pues sabemos, que cualquier decisión equivocada podría terminar en una crisis más grave y más acentuada, peor de la que ya se vive. Esto nos duplicaría el confinamiento.

  • ¿Te has topado con alguna realidad cercana que te haya partido el corazón?

Sí, varias. La soldedad de los ancianos, la ansiedad y pánicos de los jóvenes y grandes, que no pueden dormir a causa de los traumas que produce esta pandemia. Ante esta realidad, me pregunté: ¿Que hice? ¿Qué podría hacer? Por suerte, hemos concretado algunos proyectos solidarios de escucha y de asistencia entre vecinos que resulta muy últil en este periodo de crisis.

  • ¿Saldremos de esto?

Por supuesto. No tengo dudas. Principalmente porque cuando las experiencias límites se imponen, el ser humano se reinventa y saca toda la experiencia. Creo que desde una actitud resiliente, porque ella usa la creatividad a favor y se inclina por el bien de la vida y de la sociedad. Creo firmemente, que no solamente saldremos de esa situación; sino, que el mundo será mejor de lo que fue antes de esta pandemia.

  • ¿Cuál es el papel de Dios en esta historia?

Dios no es el culpable de las catástrofes. El axioma de que, si Dios es todopoderoso y permite el mal, entonces no sería bueno o de que, si no puede evitar el mal, entonces no es todopoderoso. Esto no se sostiene. Pensemos por ejemplo, en un padre de familia que lleva su hijo recién nacido a vacunarse. ¿Quién diría que ese hombre seria un mal padre por permitir que su hijo sufra con el dolor de la vacuna, cuando podría haberlo evitado? Razonablemente, creo que nadie.

Sin embargo, si este padre permite que su hijo sufra por la vacuna, seguramente, él debe tener una razón. Y sí hay una razón. Aunque el hijo no sepa y no lo entienda todavía. Todo tiene sentido. Lo mismo pasa con la pandemia. Dios no es el responsable de lo que nos está pasando; pero si la vida nos hace pasar por eso, y Dios lo permite, seguramente hay un plan escondido. Él sacará un bien mayor de esto. Sin embargo, Dios está hablando, pero es necesario tener el corazón atento para poder escuchar lo que nos quiere decir.

  • Muchos creen, que, de alguna manera, esta pandemia nos enseñará a ser más humildes y nos obligará a hacer cambios en el estilo de vida personal y global, ¿Estás de acuerdo?

Creo que ya nos está enseñando y ya nos enseñó. Pienso, desde un ámbito más amplio, que el mundo no puede continuar en manos de unas pocas familias que controlan millones y millones de recursos, mientras una gran parte de mundo sufre y vive en la miseria.

Y, desde el ámbito más cercano a nosotros, doy fe del cambio que se da en las actitudes de cada persona y en cada familia. He observado que el sentido de la vida ya no pasa por el hacer, por el tener o el placer; sino por la simplicidad de las pequeñas cosas y los pequeños gestos.

Las propias relaciones humanas ya son distintas. Hoy valoramos más que nunca el significado de un saludo, del encuentro, de un cumpleaños, del esfuerzo diario que los profesionales hacen para cumplir su misión.

  • Fray Ricardo, me he enterado que hay una campaña solidaria que han emprendido en Argentina, concretamente, ha surgido en los colegios de Buenos Aires, ¿En qué consiste?

La campaña se denomina «Ayúdanos a Ayudar». Esta es una iniciativa de los coordinadores de pastoral del Colegio San José y del Colegio Agustiniano que busca involucrar la comunidad educativa (padres, profesores, personal docente y no docente y vecinos) para ayudar económica, materialmente o espiritualmente a los comedores de los barrios más pobres de nuestro alrededor.

Hace unos días, lanzamos la campaña por las redes sociales y muchísima gente quiso aportar su granito de arena. Las contribuciones pueden ser de las formas siguientes:

  1. Donación de dinero en efectivo, por tranferencia bancária o tarjeta de crédito o débito.
  2. Donación de alimentos.
  3. Voluntariado.

El voluntariado se distingue por la escucha y la atención. Invitamos a las personas a que no salgan de sus casas para ayudar, sino que desde sus casas, cumplan esta función. Además, encargamos a cada voluntario de 7 a 10 personas mayores o familias necesitadas para que las llamen a cada dos o tres días. El objetivo es que se interesen y presten sus oídos para escuchar a los que más necesitan.

La lista de las personas necesitadas nos facilita la municipalidad. Si el municipio no puede conseguir alimentos o las cosas materiales a estas personas nos comprometemos nosotros en conseguirles.

Por favor compartan!!! Que llegue a todos!!!

Posted by Centro Barrial Rincón de Luz on Tuesday, April 21, 2020
  • Y, los jóvenes, ¿Qué dicen de esto? ¿Cómo lo entienden?

Los jóvenes de nuestras paroquias y ministerios están contribuyendo activamente con los proyectos sociales que surgen. Es más, muchas de las iniciativas surgen de ellos. Son ideas concretas puestas rápidamente en práctica. También la idea de asumir el apostolado de Cáritas parroquial y diocesana, que suele ser llevada por personas más mayores, pero ellas ya no pueden salir de casa; entonces, los jóvenes lo podríamos asumir, tranquilamente.

  • ¿Cómo imaginas a Argentina después de la pandemia?

Imagino una Argentina unida y solidaria, que valora las pequeñas cosas como si fuera la más importantes del mundo. Y que vive cada momento como si fuera el primero y el último de su vida.

  • Y tu familia en Brasil, ¿Cómo están llevando esta situación?

Mi familia pareciera que no toma con seriedad la dimensión del problema y de la situación mundial. Mis hermanas siguen trabajando, pues trabajan dentro de los servicios esenciales de la sociedad. Pero dentro de casa percibo que no se toma los cuidados preventivos recomendados por las autoridades de salud.

Igualmente, no pienso que sea eso un problema familiar, sino más bien un problema cultural. Ella vive en un barrio pobre y con poca instrucción cultural y sanitaria.

Esta situación me tiene muy preocupado, por dos razones: la primera, pues en el barrio donde viven hay casos confirmados de contagio y muerte debido al coronavirus; y, en segundo lugar, porque la semana pasada, casi todos mis familiares estaban resfriados. Llegué a pensar que estaban contagiados. Gracias a Dios no fue así. Ya están todos recuperados.

Noticias Relacionadas

Asamblea anual de los diferentes secretariados de la Vicaría de Argentina de los Agustinos Recoletos

Augusto Uriarte

Cáritas Asunción refuerza su voluntariado

Augusto Uriarte

Entrevista a fray Pedro Merino: «Tenemos que bajar los humos y armarnos de humildad para no creernos dioses»

Nicolás Vigo

Prior provincial: «Vemos «la nueva normalidad» con incertidumbre y preocupación»

Nicolás Vigo

Semana Santa Live en Argentina

Augusto Uriarte

El agustino recoleto Daniel Medina juró como decano de la Facultad de Derecho Canónico de la UCA

Augusto Uriarte

Deja un comentario